7 formas de sorprender a tu pareja en la cama

SALIR RUTINA SEXUAL

La rutina no es mala, por ejemplo, en el trabajo. Sabes cuáles son tus tareas y la mejor forma de ejecutarlas con éxito así que repites este proceso cada día de la semana. Pero, en algo coincidiremos y es que el sexo con tu pareja a lo último que debería parecerse es a tu trabajo. Al inicio de toda relación la magia de conocer qué le gusta a la otra persona mantiene la llama y las ansias descubrimiento y cada día parece un día nuevo. Sin embargo, con el paso del tiempo muchas parejas acaban por practicar sexo más por costumbre que por deseo y esto solo tiene un final nada feliz: que os aburráis como pareja. Que el sexo se vuelva monótono o se pueda prever podría suponer un grave riesgo para tu relación y podríais acabar tomándoos el sexo como un favor y no como un momento de encuentro con el otro.

Claro que conocer qué le gusta a la otra persona es importante pero ten en cuenta que muchas veces ni uno mismo se conoce a sí mismo así que imagina la cosas que te quedan por descubrir incluso cuando crees que nadie sabría enloquecer a tu pareja mejor que tú. Por ello, nunca des por sentado que lo sabes todo y sigue descubriendo sus puntos más sensibles.

De hecho, por miedo, cuando se descubre qué le gusta a la otra persona creemos que darle siempre lo mismo, eso que sabemos que funciona, es la mejor forma para asegurarse de tener buen sexo y damos por sentado que es lo que la otra persona también quiere. Pero no, el buen sexo no es así de fácil. Quizás sí al inicio de la relación, pues sirve para afianzar la confianza y la complicidad. Eso sí, con el tiempo más vale que te pongas las pilas. Más vale prevenir el aburrimiento y la monotonía desde el principio que tenerte que forzar a innovar después de años.

7 formas para innovar en la cama

  • No infravalores los preliminares: Cuando el sexo se convierte en rutina, la primera víctima después de tu relación con tu pareja son los preliminares. Parece que están destinados solo a ellas pero nada más lejos de la realidad. Sirven para entrar en calor y erotizarlos a ambos. Con los preliminares los dos vais mostrando qué esperáis del otro y sobre todo aumentáis el deseo cada vez más. Nunca son demasiados y ese tiempo de espera es la mejor forma para hacer que, llegado el momento, tu pareja pierda el control. Besos, caricias, masajes, susurros… Dedícales tiempo.
  • El reto de nuevas posturas: Seguro que eres un experto o experta en las posturas sexuales más manidas. Nada tienes ya que aprender de posturas como el misionero, el perrito o la vaquera; bien sea por la práctica o por escuchar a la gente hablar sobre ellas ya que son las más extendidas y, por qué no, las más fáciles de llevar a cabo. Cuestiones como la flexibilidad o la capacidad para mantener el ritmo en según qué posturas pueden frenarte a la hora de lanzarte y probar otras nuevas. No obstante, la seguridad con tu pareja y lo que nuevas posturas pueden ofreceros debería ser suficiente para que te atrevas a sortear cualquier obstáculo.
  • El castigo más placentero: Prueba juegos donde cada uno ejerza un rol. Podéis vestiros, ataros o incluso inventaros personajes… Recuerda que lo importante es salir de la rutina. Los juegos de sumisión son perfectos en la cama, pórtate mal o que se porte mal contigo. Habrá días en los que ella quiera llevar las riendas y otros en los que él sea quien domine. No a todo el mundo les gustan una vez los prueban pero lo importante es atreverse. No en vano, en su momento, ir en metro suponía encontrarte con mil ejemplares de “50 sombras de Grey” por vagón y otras mil sonrisas pícaras de mujeres, y también hombres, que se escondían tras las páginas. Piénsalo, podrías estar perdiéndote una gran fuente de placer con tu pareja.
  • Los juguetes no son tu enemigo: Al fin y al cabo el sexo es un trabajo en equipo. Llegar al orgasmo es tan importante, o incluso hay quien te dirá que menos, que que tu pareja lo alcance también; y para ello nacieron los juguetes sexuales. No debes pensar en ellos como que te quitan placer o protagonismo sino todo lo contrario. Los juguetes están para que os divirtáis, juntos. Un juguete no va a sustituir el calor humano y la cercanía con tu pareja, pero sí va a dinamizar vuestras relaciones y le hará sentir que te sientes cómodo y que su placer es lo primero para ti.
  • La masturbación no está prohibida: Hay hombres que se asustan porque creen que no están haciéndolo bien cuando están manteniendo sexo con una mujer y esta se toca a la vez. Tal como sucede con los juguetes, el trabajo en equipo implica también que los dos pongáis de vuestra parte para vosotros mismos llegar al orgasmo. Por ello, cuando esto suceda lo mejor que puedes hacer es aprender. Te estará marcando el camino sobre qué necesita en cada momento.
  • Sexo no significa cama y cama no significa sexo: Muchas parejas tienden a mantener relaciones exclusivamente en la cama y eso frena cualquier fantasía que el otro tenga. La pasión puede aparecer en cualquier momento, parte de la casa o incluso fuera de ella y limitarse a esperar al dormitorio hace que el deseo caiga en picado. Hay a quienes les excita hacerlo en la cocina, en el salón o en el baño, y los hay a quienes les gusta probar una dosis todavía superior de riesgo e intentarlo en lugares públicos.
  • Hablando de zonas nuevas: Estamos repletos de terminaciones nerviosas que cuando se activan con una simple caricia o beso hacen que nos excitemos. Claro que el cuello, las orejas o los pechos son algunas de las zonas más erógenas. Sin embargo, fuera de ellas existen infinidad de rincones, y aquí cada persona es un mundo, que son especialmente sensibles. Puedes probar la zona de los oblicuos, empezar besándole los pies e ir subiendo o incluso el interior de las piernas.

Recuerda que también puedes darle un poco de emoción a tu vida sexual entrando en nuestra Tienda Online. Cosmética erótica, Lencería, Juegos eróticos, Juguetes… y un sin fin de fantasías!

Fuente: www.comoexpertos.com

Post Relacionados

Deja una respuesta


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar