LOS 5 MITOS ERRÓNEOS SOBRE EL SEXO ANAL

pareja-acostados-en-la-cama

El sexo anal se inscribe como una práctica alternativa que muchos toman como opción a las relaciones íntimas convencionales. Sin embargo, se encuentra atravesada por mitos o ideas preconcebidas que privan a la pareja de sus beneficios eróticos.

Consultado por Infobae, Walter Ghedin, médico sexólogo, explicó que “si el sexo genital tuvo que liberarse del yugo de la procreación para encontrar lugar en el placer por el placer mismo, el sexo anal está luchando por el suyo, sin prejuicios ni censuras”.

 

Para el especialista, esta alternativa encubre preconceptos ligados a pautas de género, pero poco a poco pierde resistencia ganando terreno en el escenario íntimo de cada pareja.

 

Cuáles son los mayores mitos

En el hombre las representaciones sociales tienen un peso significativo hasta que aprenden a liberarse de ellas para darle más lugar a un goce que busca ser repetido por lo estimulante.

 

“Craso error. Desde fines de la década del 50, los pioneros en sexualidad humana, Masters y Johnson, descubrieron que las parejas homosexuales dan prioridad al juego, al contacto corporal y la mayoría llega al orgasmo por una masturbación compartida y no por la penetración anal. Por lo tanto, podemos inferir que el mito de que el sexo anal masculino es un recurso homosexual se funda en la subestimación de esta práctica”, detalló el especialista.

 

En la mujer ocurre lo contrario, ya que despierta sentimientos de humillación, de ser sometida, teme ser el objeto sumiso, pasible de ser dominada, resaltó Ghedin.

 

No se considera una zona erógena sino sucia: el ano tiene la inervación suficiente para provocar infinidad de sensaciones placenteras. El uso de preservativos acompañado de una higiene previa ayuda a despejar ideas de “inconvenientes” en el encuentro.

 

Dolor: no tiene la complacencia de la vagina, ni se lubrica. El secreto está en conseguir una buena relajación y usar lubricantes al agua. Jamás se debe abordar con fuerza. Hay que ser cuidadosos. Alternar las poses.

 

Imposible alcanzar el orgasmo femenino: una postura recomendable, es “de costado”, como haciendo “cucharita”. Es poco “amenazante”, ayuda a relajarse, despierta ternura y tiene el agregado de que el clítoris está más a mano para ser estimulado.

 

Fuente: www.infobae.com

Post Relacionados

Deja una respuesta


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar